Marcas de calidad de embutidos de León

León es una de las provincias españolas más afamadas por la variedad y calidad de sus embutidos, reconocida con las siguientes marcas de calidad:

IGP Cecina de León

Reconocida desde 1994, la Cecina de León es el producto estrella de la gastronomía leonesa. Su historia está documentada desde el siglo IV a. C., y el producto aparece en numerosas obras literarias. Las piezas de cecina se obtienen curando diferentes cortes de la pierna trasera de ganado vacuno mayor de cinco años y con más de 400 kg. de peso. Llamada a veces “jamón de vaca”, se trata de un producto curado y no de un embutido propiamente dicho.

IGP Botillo del Bierzo

Otorgada en el año 2000, el Consejo Regulador de la IGP Botillo del Bierzo tiene encomendada la certificación de los productos. Los ingredientes principales del Botillo del Bierzo son la costilla y el rabo de cerdo. El botillo es un embutido semicurado que suele cocinarse con patatas y legumbres.

Marca Colectiva Chorizo de León

Aprobada en 2015, esta Marca Colectiva premia el trabajo de muchos productores de chorizo de la provincia ampliamente reconocidos desde hace décadas, pero sin el amparo de una figura de calidad. Se trata de un embutido curado que se ha abierto paso desde las despensas de nuestros abuelos a los restaurantes de vanguardia, conquistando a los paladares más exigentes.

Marca de Garantía Cecina de Chivo Vegacervera

La cecina de chivo es un producto exclusivo de la montaña leonesa. Existen dos variantes de este manjar de carne caprina: la curada durante seis meses, lista para su consumo, y la que se cura durante un mes, que ha de cocinarse.

Tabla de embutidos y queso

¿Los mejores embutidos de España?

Cada región española cuenta con algún embutido propio y tradicional, fruto del saber hacer de generaciones. El resultado es una variedad y calidad en la elaboración de embutidos sin parangón en el mundo. Hay embutidos que se pueden encontrar en toda España, como el chorizo, y hay otros propios de distintas zonas, entre ellos el botillo o el farinato.

Si algo distingue a los embutidos de León es su curación natural. El clima leonés ofrece las condiciones idóneas para que el chorizo, el salchichón, el lomo o productos como la cecina alcancen su punto óptimo de curación en secaderos naturales, sin necesidad de acelerar el proceso de forma artificial. Es por eso que los embutidos de León, que hasta hace no tanto se producían en cada casa, conservan el sabor de siempre. Son, posiblemente, los mejores embutidos de España.

En las últimas décadas algunas familias leonesas han dado el salto desde la elaboración casera a la producción y venta de embutidos. El resultado es un elevado número de pequeñas y medianas empresas que tienen como principal activo las recetas artesanales, lo que dota a los embutidos de León de un sabor inconfundible.

La despensa leonesa provee de distintos productos para acompañar al chorizo, a la cecina o al lomo, entre ellos el Queso de Valdeón (IGP) o los vinos de León (DO) y del Bierzo (DOP).